.

Nuestro compromiso con la paz, con los huéspedes

Si no atendemos la enfermedad, los síntomas nunca desaparecerán. Y todos sabemos cuáles son esos síntomas: ambición, guerra, egoísmo, violencia, y una creciente pérdida de la verdad.
La paz es algo verdadero. La paz reside en el corazón de cada ser humano. La paz debe emanar de cada uno de nosotros
 Dejar de tener la razón y tener paz es un muy buen comienzo

                                                               Gracias  por visitarnos!!!